Conseguir ofrecer una conexión WiFi a la altura de lo que exigen las circunstancias y los usuarios no es un camino sencillo. Afortunadamente, hay formas de allanarlo y te las traemos en este artículo. Aquí tienes 5 de los inconvenientes más comunes que se encuentran los gestores de redes inalámbricas y las soluciones para acabar con ellos.

Los 5 problemas más comunes para las conexiones WiFi profesionales y cómo solventarlos

1.- Falta de cobertura de red

Uno de los problemas de conexión WiFi más habituales, y por el que vamos a empezar, es la señal débil en ciertas zonas. Estos problemas de cobertura se deben principalmente a una mala planificación a la hora de diseñar la red.

Como consecuencia de esta, los puntos de acceso WiFi no se encuentran ni en la ubicación, ni en la cantidad adecuada para alcanzar una señal apropiada para cada rincón. Aquí no sólo debemos tener en cuenta las distancias, sino también aspectos como la presencia de elementos que originen interferencias o que atenúen la señal. Entre ellos, nos encontramos con:

Para evitar todos estos inconvenientes, lo mejor es realizar un plan de despliegue de red exhaustivo. Para ello, hay que estudiar al detalle el entorno, conocer las características de los equipos que se van a desplegar y su alcance, analizar la presencia de radiaciones que causen interferencias y otras acciones encaminadas. 

2.- Saturación de conexiones simultáneas

Uno de los grandes retos para alcanzar una conexión WiFi de calidad son aquellos escenarios en los que hay una elevada demanda de peticiones al mismo tiempo. Estos escenarios incluyen entornos como estadios de fútbol, grandes hotelesestaciones y aeropuertos, centros de convenciones, teatros, auditorios, colegios, universidades, centros comerciales, etc.

Esto se vuelve aún más complejo si tenemos en cuenta que muchos de los usuarios demandan contenido multimedia, saturando así más fácilmente el ancho de banda disponible y, por consiguiente, aumentando la latencia, las interrupciones y ofreciendo un servicio pésimo.

La mejor forma de evitar esta indeseable situación es contar con soluciones que automaticen la gestión de los recursos de la red. Un claro ejemplo lo tenemos con la tecnología CHT (Cognitive Hotspot Technology) de Galgus.

CHT hace que los puntos de acceso se vuelvan inteligentes, intercambiando datos entre ellos del desempeño de la red y de su entorno. Una vez que esta información es analizada, balancea la carga en tiempo real para evitar saturaciones, escoge los mejores canales y anchos de banda dada cada situación, así como otras prestaciones avanzadas muy valiosas.

GALGUS - Los principales problemas de conexión WiFi en empresas

3.- No tener redes para invitados

En un mundo cada vez más digitalizado, debemos ser muy precavidos a la hora de proteger la información sensible que circula por nuestra red. Según Check Point, en 2021 se produjeron a nivel mundial un 40 % más de ciberataques semanales a empresas que en el año anterior. Unos ataques que pueden llegar a alcanzar un coste económico elevadísimo y, a veces, imposible de solventar para la empresa.

Por ello, ante este problema tan vital para las redes WiFi, se antoja casi obligatorio desplegar una red de invitados. Es decir, una red inalámbrica para aquellas personas ajenas a la organización, pero que realizan visitas a ellas puntualmente. Por ejemplo, estamos hablando de clientes, partners, personal de mantenimiento, etc. De esta forma, nos aseguramos de que personas no autorizadas tengan acceso a datos críticos del negocio y de las personas que lo componen.

Estas redes para invitados también es aconsejable que sea usada por los dispositivos personales de los trabajadores (ordenadores portátiles, smartphones, tablets…). Ya que la empresa no tiene control sobre los programas que tienen instalados y si contienen software malicioso.

Como medidas adicionales de ciberseguridad, también es conveniente contemplar el uso de portales cautivos y de listas de control de acceso.

4.- Infraestructura y software obsoletos

Aunque poco a poco nos vayamos acostumbrando, es sorprendente la capacidad que tiene la tecnología de ir evolucionando a velocidades de vértigo. Aunque esto suponga un punto a favor del crecimiento en todos los sentidos, tiene el inconveniente de que aumenta el riesgo de contar con equipos que se quedan antiguos y que no pueden cumplir con las expectativas de los usuarios más exigentes.

La conexión WiFi no está al margen de todo esto, aunque, afortunadamente, hay formas de solventarlo. Una de las más eficaces la trae el paradigma de Software Defined WiFi. Éste se basa en la desagregación del software y el hardware. Es decir, hace posible que podamos renovar y potenciar las funcionalidades de un punto de acceso simplemente instalándole el firmware adecuado.

Esto abre una multitud de opciones. Una de ellas es que se puede alargar notablemente el tiempo de vida de los equipos. Por otra parte, puedes adquirir hardware más económico o que no es de última generación y multiplicar sus funciones con el software apropiado. Todo ello acaba cuajando en un importante ahorro a la hora invertir en una red WiFi renovada.

5.- No aprovechar la información contextual

Actualmente, las redes WiFi ofrecen mucho más que conectividad a Internet. De hecho, son una fuente excelente que tienen las empresas y las Administraciones Públicas para conocer el comportamiento y los hábitos de sus trabajadores y usuarios. Todo gracias a su función de Location Analytics.

Por tanto, sería un error no sacar provecho de ella. Location Analytics permite rastrear los movimientos de aquellas personas que están conectadas a la red y de aquellas que, sin estar conectadas, se encuentran bajo su área de influencia. Todo ello siempre de forma anonimizada y cumpliendo con las leyes de privacidad vigentes.

Con ello, los administradores podrán saber qué zonas son las más y menos visitadas, las horas y días punta y valle, dónde pasan más tiempo y multitud de datos de gran valor de cara a gestionar más óptimamente los recursos materiales y humanos, diseñar campañas de marketing y publicidad más eficientes, definir una adecuada cartera de productos y servicios, etc.

Hasta aquí este repaso de los principales problemas que puede presentar tu red WiFi profesional. Desde Galgus, esperamos que este artículo sea para ti una guía introductoria para hacerles frente. Y, si deseas profundizar en ellos, será todo un placer atenderte para ayudar a tu proyecto a crecer sobre los cimientos de una conectividad avanzada. ¿Hablamos de él?