IoT y WiFi, ¿por qué se necesitan?

La tecnología IoT cada vez está más asentada en nuestras rutinas. Por ejemplo, si llevas un smartwatch o si tienes conectadas las lámparas de tu casa a tu altavoz inteligente, ya estás disfrutando de IoT. Pero éste va más allá, llegando a ser protagonista del crecimiento de negocios y de la modernización de las ciudades. Es hora de profundizar en ello y de ver la influencia de las conexiones WiFi en esta nueva realidad.

¿Qué es IoT?

Para entender en toda su extensión el concepto de Internet de las Cosas, Internet of Things o IoT, podemos acudir a la definición ofrecida por ISO/IEC JTC 1:

“Infraestructura compuesta por objetos, personas, sistemas y recursos de información interconectados junto con servicios inteligentes para permitirles procesar información del mundo físico y virtual y reaccionar al respecto”.

ISO/IEC JTC 1 es una organización fruto del trabajo conjunto entre la Organización Internacional para Estandarización (ISO) y la International Electrotechnical Commision (IEC). Su objetivo es trabajar por el desarrollo de estándares en TIC.

Es decir, con IoT, mediante la interconexión de recursos tecnológicos y la participación humana, conoceremos mejor nuestro entorno, obteniendo información realmente valiosa para el desarrollo empresarial y una toma inteligente de decisiones de gestión. 

Para el desarrollo de una infraestructura IoT, debemos contar con elementos clave, como son:

  • Ubicación estratégica de sensores para la recogida de datos de interés en tiempo real.
  • Estándares y equipos necesarios para la conexión entre los sensores y los sistemas encargados de procesar la información captada. Así como también para la conexión entre los propios dispositivos.
  • Plataforma para el procesado de datos y plasmar conclusiones de interés a partir de estos.
  • Recursos humanos debidamente formados y experimentados para interpretar dichas conclusiones y aportar las mejores acciones al respecto.

¿En qué situación se encuentra la tecnología IoT en España?

A partir de su definición, ya podrás intuir que a las soluciones IoT les espera un futuro muy optimista. Esto deja de ser solamente una percepción cuando atendemos a informes como el publicado por EAE Business School. De éste podemos sacar conclusiones tan interesantes como:

  • En 2020, el mercado de IoT en España ha alcanzado los 23 millones de euros.
  • El crecimiento anual respecto a 2019 supone el 17.9%.
  • Los consumidores de dispositivos y aplicaciones IoT han aumentado en un 66% durante el pasado año.

Entre las causas que llevan a las empresas españolas a aprovechar las ventajas de IoT, destacan:

  • La automatización de procesos.
  • La reducción de los costes operacionales.
  • La mejora de la experiencia del cliente.

Además, se identifican los mayores frenos a la hora de decidirse por la implementación de IoT:

  • Costes iniciales.
  • Preocupaciones relacionadas con la seguridad.
  • Problemas de privacidad.

¿Qué ventajas y usos tiene IoT a nivel profesional?

Una de las características de IoT que han hecho que se trate de una de las tecnologías de las que más se habla, es su versatilidad. Y es que, aunque muchos suelen asociar IoT a domótica y cuestiones más “caseras”, Internet de las Cosas tiene también mucho que aportar a empresas y a la gestión urbana. A continuación, tienes una breve muestra de todas sus aplicaciones profesionales.

En los últimos años, las ciudades se han ido dotando de sensores que miden variables como: flujos de tráfico rodado, afluencia de peatones, niveles de contaminación del aire, llenado de contenedores de basura, iluminación por barrios, etc.

Teniendo todos estos datos en tiempo real, los gestores municipales podrán reaccionar eficazmente a contingencias y diseñar planes de gestión a medio o largo plazo más ajustados a la realidad y, por tanto, más eficaces.

Si nos trasladamos al mundo industrial, IoT es clave para dar forma a las fábricas inteligentes y a la Industria 4.0. Es esencial para la automatización de tareas, conocer en cada momento qué es lo que está ocurriendo y optimizar la gestión documental.

Sin duda, los responsables de fabricación deben contemplar estas soluciones para incrementar la productividad, reducir costes y dotar de mayor flexibilidad y capacidad de respuesta a los procesos productivos.

IoT también ha entrado con fuerza en el panorama de las utilities, dando forma a las redes de suministro inteligentes. Gracias a esta tecnología, el mantenimiento de dichas redes mejora notablemente, detectando con antelación posibles fallos. Además, permite ajustar el suministro a la demanda, abaratando precios.

Dentro del sector retail, los sensores IoT pueden conocer la ubicación de clientes en las diferentes zonas de la tienda, con su correspondiente utilidad para estrategias de marketing. También podemos apuntar su influencia en la gestión de almacén y logística.

Por último, hablaremos de cómo IoT participa en una mejor gestión de las tareas agrícolas y ganaderas. En este caso, los sensores pueden detectar condiciones como el nivel de maduración de frutos, su cantidad de agua o temperatura, entre otras. En ganadería, mejora la monitorización de las cabezas de ganado. 

¿Qué aportan las conexiones WiFi al despliegue de IoT?

Para que todas estas (y muchas más) aplicaciones prácticas de IoT se hagan realidad, los dispositivos deben contar con tecnologías de comunicación inalámbrica apropiadas para los escenarios en los que se van a implementar. Dependiendo del contexto, las empresas pueden optar por varias alternativas.

De todas estas posibilidades, algunas de las más populares son: LoRa, Bluetooth, Bluetooth de Baja Energía (BLE), WiFi o RFID.

En lo que a redes WiFi para IoT respecta, estas presentan una serie de cualidades a considerar para su uso profesional:

  • Se trata de una tecnología muy madura y asentada.
  • Alta disponibilidad de opciones en cuanto a dispositivos y software.
  • Alta velocidad de transmisión de grandes cantidades de datos.
  • Costes de implementación relativamente bajos.
  • Posibilidad de configurar opciones que le aportan un elevado nivel de ciberseguridad.

A esto debemos añadir que, ante el inconveniente que podría suponer el alto consumo de los dispositivos WiFi en IoT, existen tecnologías como WiFi HaLow (IEEE 802.11ah), que reduce el gasto eléctrico y amplía el alcance de la señal.

No cabe duda de que la evolución de las redes WiFi ha prestado mucha atención al crecimiento de IoT. De hecho, el reciente estándar WiFi 6 optimiza en gran medida las conexiones inalámbricas en ámbitos de muy alta demanda. Éste permite múltiples conexiones simultáneas en espacios reducidos sin perder calidad ni consistencia. Unas circunstancias propias de un despliegue IoT.

Además, WiFi 6 también aporta una reducción del consumo energético en infraestructuras IoT. Esto se explica con la inclusión de la tecnología Target Wake Time (TWT), que hace que los dispositivos solamente estén activos cuando sea realmente necesario.

Por todo esto, contar con conexiones WiFi es una de las mejores decisiones a la hora de poner en marcha un sistema IoT que permita a gestores empresariales y a administradores públicos extraer todo el valor de sus entornos.Si te encuentras entre ellos, en Galgus tenemos soluciones software y dispositivos hardware que se ajustan fielmente a tus necesidades. Con ellas, tendrás redes IoT inalámbricas más potentes y seguras, así como dispondrás de datos que harán que tu negocio dé un paso de gigante por su competitividad.

¿Quieres saber más sobre cómo hacerlo? Te lo contamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías