GALGUS - Cómo contribuyen las redes WiFi al desarrollo de una Smart City

¿Cómo contribuyen las redes WiFi al desarrollo de una Smart City?

Una Smart City o ciudad inteligente es más que una moda. Una Smart City es una realidad que se pone de manifiesto con ventajas palpables para sus habitantes. Pero estas no serían completamente funcionales sin la intervención de la tecnología WiFi. ¿Sabes de qué forma participan en este innovador concepto urbano? Te damos respuesta, además de traerte un breve análisis de su realidad actual.

¿Qué es una Smart City o una ciudad inteligente?

Según el EIP-SC European Innovation Partnership on Smart Cities and Communities, las Ciudades y Comunidades Inteligentes se pueden definir de la siguiente manera:

“Las Ciudades Inteligentes deben ser consideradas sistemas de entidades que interactúan y usan flujos de energía, materiales, servicios y financiación para catalizar el desarrollo económico sostenible, la resiliencia, y una alta calidad de vida; estos flujos e interacciones se hacen “inteligentes” mediante el uso estratégico de infraestructuras y servicios de TICs en un proceso de planificación urbana y gestión transparentes que responda a las necesidades sociales y económicas de la sociedad”.

Es decir, en una ciudad inteligente se hace uso de soluciones tecnológicas para optimizar la gestión urbana en pos de mejores condiciones de habitabilidad para los ciudadanos. La tecnología como medio habilitador de las Smart Cities, pero siempre sin dejar de pensar en las personas.

Con el crecimiento de las Smart Cities, paralelamente se fue dando forma a un conjunto de estándares que permitieran homogeneizar su concepto. Por ello, en 2016 arrancó un proyecto de manos de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) y AENOR que dio como resultado más de 20 normas relacionadas. Entre ellas, se encuentran:

  • UNE 178201, que recoge los requisitos que debe cumplir cualquier smart city.
  • UNE 178501, sobre destinos turísticos inteligentes.
  • UNE 178202, con los indicadores de gestión a visualizar en cuadros de mando.
  • UNE 178101-3, para el transporte urbano.

Los ya mencionados flujos que conforman la ciudad inteligente se basan fundamentalmente en datos de toda clase. Es por ello que el desarrollo de redes WiFi es un elemento imprescindible para dar forma al modelo urbano “smart”. Vamos a poner el foco en su papel.

Realidad y tendencias de las Smart Cities

Sin duda, las ciudades inteligentes disfrutan del impulso dado por parte de instituciones a todos los niveles. Como muestra, decir que la Unión Europea ha invertido más de 1.000 millones de euros en Smart Cities mediante su Plan Europa 2020.

Entre las iniciativas comunitarias, una de las estrella es WiFi4EU, que proporciona ayudas económicas a municipios para que instalen redes WiFi públicas.

A nivel español, la Agenda Digital para España, creada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, incluye el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, que se marca como objetivo principal:

“Contribuir al desarrollo económico maximizando el impacto de las políticas públicas en TIC para mejorar la productividad y la competitividad, y transformar y modernizar la economía y sociedad española mediante un uso eficaz e intensivo de las TIC por la ciudadanía, empresas y administraciones”.

También debemos contemplar la existencia de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), que ya se acerca al centenar de miembros. Además, también debemos apreciar la contribución de las empresas privadas con su desarrollo de soluciones apropiadas, así como sus trabajos de consultoría.

Todo ello ha dado como resultado que algunas ciudades españolas se encuentren entre las más inteligentes del mundo. Tal y como recoge el Smart City Index, que elabora el IMD World Competitiveness Center’s Smart City Observatory y la Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur.

Según éste, Madrid, Barcelona, Bilbao y Zaragoza se encuentran entre las ciudades cuyos habitantes tienen una mejor percepción del esfuerzo realizado por sus gobernantes para ser más inteligentes.

A este panorama debemos añadir la influencia de la crisis sanitaria. El teletrabajo, el comercio electrónico, las videollamadas de corte social y muchos más factores han emergido para ser una parte esencial de los nuevos modelos de ciudad. Esto se traducirá en cambios en los desplazamientos, nuevas preferencias sobre los tipos de vivienda, mayores exigencias de conectividad, etc.

Además, desde el punto de vista de la salud, la aceleración en el desarrollo e implementación de soluciones de análisis de la movilidad será también de enorme utilidad para el estudio de futuras pandemias, en el caso de que surjan.

GALGUS - WiFi y Smart City

Redes WiFi y Smart Cities, una relación imprescindible

La conectividad permanente, de calidad y segura que exige una Smart City hace de la tecnología WiFi un imprescindible para la maduración de esta. Se debe crear una infraestructura capaz de responder a las exigencias de estos escenarios.

En una Smart City se generan continuamente datos de todo tipo: tráfico rodado y peatonal, consumo energético, de agua, internet, gestión de residuos, uso del transporte público, etc. Esto requiere de sistemas capaces de recoger y transmitir en tiempo real toda esta información para dar una respuesta óptima.

Por tanto, una parte muy importante de toda ciudad inteligente es su sensorización. Lo que es lo mismo, el despliegue de sensores de diverso tipo capaces de cuantificar variables determinantes para conocer la realidad de la urbe. A esto debemos añadir la necesidad de acceso a internet que tienen los ciudadanos, en todo momento y en cualquier lugar.

Se trata de una coyuntura en las que tecnologías como IoT (Internet de las Cosas) y WiFi se hacen prácticamente obligatorias y complementarias. Sensores IoT y puntos de acceso a internet (externos e internos) forman parte del paisaje urbano inteligente. Unos aparatos que estarán debidamente preparados para las duras condiciones ambientales de una ciudad (temperaturas extremas, polvo, suciedad, impactos…).

Además, la puesta a punto del reciente estándar WiFi 6 (802.11ax) y su pariente cercano, WiFi 6E, ha favorecido aún más el desarrollo de IoT en Smart Cities. Y es que WiFi 6 responde a la perfección a situaciones de muy alta demanda de conexiones, además de favorecer el ahorro energético de los dispositivos, los cuales suelen funcionar 24/7.

También debemos añadir que este flujo continuo de datos se ve favorecido con soluciones que dan acceso a una gestión inteligente y automática de los recursos WiFi. Gracias a ellas se administra lo mejor posible el roaming entre usuarios y puntos de acceso, el ancho de banda, el ajuste de canales y frecuencias, la reacción frente a incidencias y aspectos implicados en la seguridad de los datos.

Aplicaciones y beneficios del uso de WiFi en ciudades inteligentes

Como hemos comentado al comienzo de este artículo, las Smart Cities deben centrarse en proporcionar una mayor calidad de vida a sus habitantes. Esto no va de ver quién aplica más tecnologías sin ningún sentido, sino de hacerlo con estrategia y mirando por el bienestar de las personas.

Llegados a este punto, merece la pena resumir cuáles son las principales contribuciones de las ciudades inteligentes a la vida de los ciudadanos. Aquí podemos destacar:

  • Se reducirá la brecha digital, ya que las smart cities proporcionarán acceso a internet libre y gratuito.
  • Las empresas mejorarán sus cifras de negocio. Conocerán mejor los hábitos de sus clientes potenciales, sus preferencias, lugares de mayor afluencia. Así, podrán ofrecerles la información que realmente demandan en el momento y ubicación adecuados.
  • Se mejorarán distintos servicios municipales. Los gestores locales tendrán un conocimiento más realista de aspectos como el suministro de aguas, la recogida de basuras, las deficiencias en la iluminación, los conflictos de tráfico, el uso del metro y de los autobuses, etc.
  • De cara al turismo, los visitantes tendrán información más accesible sobre todo lo que necesitan saber para sacar el máximo partido a su estancia.
  • Mejor atención a las emergencias y mayor seguridad. Es más fácil que nunca dar aviso de una urgencia médica o solicitar asistencia en carretera. Además, se favorece la comunicación entre diferentes instituciones, como pueden ser los bomberos y la policía.
  • Crea un entorno mucho más respetuoso con el medio ambiente, reduciendo las emisiones de gases por vehículos y teniendo un mayor control de la calidad del aire.
  • Respuesta adecuada en eventos de alta demanda. Aquí nos encontramos con celebraciones deportivas, fiestas populares, manifestaciones de todo tipo, conciertos, ferias profesionales, etc. En resumen, cualquier acontecimiento con un alto número de solicitudes de conexión en espacios reducidos.

Concluyendo, podemos decir que ha llegado el momento clave para las Smart Cities. La demanda social y el desarrollo tecnológico así lo indica. Para que tu ciudad se haga realmente inteligente, en Galgus ponemos a tu disposición soluciones para una gestión integral de las redes WiFi implicadas.

Unas redes que, gracias a la tecnología CHT que hemos desarrollado, serán rápidas, robustas, seguras y preparadas para situaciones de elevada demanda. Además de la automatización inteligente de sus recursos, podrás monitorizar remotamente los elementos clave de la red, permitiéndote una toma de decisiones ágil y flexible.

Añadidamente, contarás con información adicional, como un registro de los movimientos de los usuarios de la red. Location Analytics es de enorme utilidad a la hora de analizar el comportamiento de los ciudadanos en espacios públicos o en entornos comerciales, conociendo así mejor los hábitos de los clientes, una aplicación con clara orientación al marketing.

Si piensas que ha llegado el momento de dar el salto y que tu ciudad se encuentre a la vanguardia, tal y como merece, contacta con nosotros y te proporcionaremos toda la ayuda posible para hacerlo realidad. ¡Contamos contigo!

Deja una respuesta

Categorías